Excursión Pictórica

Episodio II

Hace ya algunos años vimos unas interesantes exposiciones de pintura en el Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. Una de ellas, Visión de España, mostraba al visitante una colección de 14 pinturas al óleo que Sorolla realizó para la Sociedad Hispánica de América de 1913 a 1917. Trata de paisajes, tradiciones españolas y cultura. Es una de sus mejores colecciones con pinturas de gran calidad.

Andalucía: El encierro

Sorolla no quería mostrar en su arte escenas sangrientas sobre toros. Pintó Los toreros sin toros, con el gentío muy bien representado, en 1915. Realizó los patrones de La fiesta del pan en un espacio natural, terminando el lienzo en su taller en 1913. Solía pintar con rapidez. La jota fue nuestra siguiente visión. La pintó en 1914 y el color es magnífico. Es uno de los lienzos donde es posible apreciar el movimiento de las figuras. Andalucía: el encierro fue creado en 1914. Los vaqueros andaluces guardan el ganado.

Surrealismo suburbano

Tras la visita a los cuadros de Sorolla pasamos a las salas donde se exponían unos lienzos de temática surrealista suburbana de Matias Weisher. Familie O-Mittag es la falsificación de su ilusión; el suelo, la ventana, el corazón y la pared existen en planos separados. Es un espacio abierto donde se puede acceder siempre que se quiera.

Dejamos el CAC y nos dirigimos al palacio de Buenavista, en cuyo edificio se halla el Museo Picaso. Olga Kokhlova con mantilla es un bonito lienzo de 1917 que dedicó a su esposa Olga. Madre y niño (1921) es uno de los cuadros que Picasso dedicó a la maternidad. En 1929, Picasso retomó al tema de los acróbatas pintando seis variaciones sobre el mismo. La Bañista De 1936 es el óleo Mujer con los brazos levantados, dedicado a la fotógrafa Dora Maar, quien pasó a ser su constante compañera. Su cabello oscuro y corto se extiende por detrás de la cabeza como si estuviera recostada y el artista la pintara desde arriba. A partir de 1954 retrata a su esposa, Jacqueline Roque Hutin, en algunos lienzos: Jacqueline sentada, La Bañista... En Mosquetero con espada (1972) un hombre del siglo XVII aparece en primer plano llenando prácticamente toda la composición, sus oscuros ojos establecen contacto directo con el espectador.

No hay palabras