Preludio

Capítulo I

Castillo de Paca

Estaba en mis quehaceres diarios con mi PC y observé el envío de un email algo misterioso. Procedía de Paca, una antigua compañera de clase. Hacía varios lustros que no tenía noticias de ella y me sorprendió la cantidad de abreviaturas y faltas de ortografía que tenía el texto, sobre todo porque Paca cuando escribía era extremadamente cuidadosa en la presentación de sus escritos: *¡Ola tú, ke ase, Kiero berte, abé si keamo!

Comencé a sospechar que aquella persona no era Paca sino alguien que ilícitamente estaba suplantando su identidad. Para cerciorarme de que esa persona era quien decía ser, le pedí su teléfono para llamarla. Me envió un número de móvil de 8 dígitos en lugar de los 9 reglamentarios y los marqué sabiendo que no funcionaría. Oía con asombro los tonos de llamada, ¡funcionaba!, y alguien descolgó diciendo estas palabras: *¡Ola tú, ke ase, Kiero berte, abé si keamo!

Alguien me estaba gastando una broma pesada o yo me estaba volviendo tarumba. Como era tarde y estaba ya algo cansado no le dí más importancia y me fuí a dormir. Por la mañana, más fresco y despejado, me dispuse a realizar mis tareas. Había decidido no abrir el correo hasta pasados unos días pero no sirvió de nada, el sistema se bloqueó y me apareció el dichoso aviso: *¡Ola tú, ke ase, Kiero berte, abé si keamo! Apagué el ordenador y me fuí a dar una vuelta. Por el camino encontré al Mago Goma haciendo un chequeo a la MGST (Mago Goma Spaceship Travel).

P-Hola Mago, ¿adónde vas?

MG-Voy a un castillo que hay en la comarca alpujarreña granadina.

P-¿Y para qué?

MG-Me ha mandado un email una joven doncella que quiere escapar de un matrimonio de conveniencia con un rico tirano.

P-Pobrecilla, estará enamorada de otra persona.

MG-Así es P, es una joven enamorada con fiebre blanca o fiebre amorosa acompañada de palpitaciones y síncopes.

P-¡Lo ves todo, Mago!

MG-Sí P, sobre todo desde que Google inventó los Hangouts.

P-¿Podemos acompañarte?

MG-Sí, pero no tardéis, la nave está casi lista.

Envié un aviso al 5, a y f y partimos hacia la Comarca en la MGST (Mago Goma Spaceship Travel). Impresionantes vistas de Sierra Nevada y la Alpujarra nos dejaron boquiabiertos. Llegamos al castillo, mono por dentro y feo por fuera, y allí estaba Paca con su progenitor echando de comer a las gallinas. Esperamos a que que se quedara sola y nos acercarnos para hablar con ella.

MG-¡Hola Paca!, venimos a ayudarte, amiga.

Paca-Gracias, y perdonad que os haya enviado a todos un email misterioso.

F-Pensé que quien había escrito los email era un mamarracho sin nada mejor que hacer.

5-¡Y esas faltas de ortografía tan horrorosas!

Paca- La culpa es de la bestia que quiere casarse conmigo, me tiene intervenido el gmail haciéndome quedar mal para que nadie me ayude.

5-¡La bella y la bestia!

P-¡Qué *romanticucho!

MG-¿Y tu padre no quiere comprender que quien va a compartir su vida eres tú?

Paca-Nada de eso, es un egoísta y sólo piensa en lo ricos que vamos a ser.

5-Podría casarse él con la bestia y dejarte a tí tranquila.

F-La bestia es muy bestia, no?

Paca-¡Es un diablo y no me gusta!, ¡nunca le perdonaré lo que le hizo a la Bruja Buena!

P-La Bruja Buena es muy amiga nuestra.

Paca-Pues la bestia la tiene secuestrada en su cueva del Mulhacén y sabe Dios lo que estará padeciendo la pobre mujer.

MG-Yo no me preocuparía tanto, la Bruja Buena sabe defenderse y protegerse de diablos y brujas malas.

Paca-Le invité a pasar unos días en casa y la bestia se la llevó.

F-Ahora tenemos doble tarea, ayudarte a tí y a la Bruja Buena.

MG-Si la cosa se pone chunga tendré que pedir refuerzos a MZ (Mago Zopenco) y a MB ( Mujer Ballena).

Oda heroica del Mago Goma

Paca lucha por su libertad,

su padre la quiere con la bestia casar,

Paca lo mira y se va espantá,

la bestia la ama, esa es la verdad.

¡Estate tranquila!, que yo soy mago,

con mago Zopenco y la bruja buena a la bestia zurro,

Escúchame, bestia, ¡me tienes contento!,

vete a tu cueva, cierra la puerta y no salgas más,

no salgas más, lagarto fatal,

no salgas más, no salgas más,

vete a nadar.

Preludio