Dramaturgo

Episodio I

Llegamos a la Huerta de San Vicente y encontramos un grupo de marionetas, fabricadas de madera y trapo, aguardando su turno para actuar en la compañía La Barraca, y mientras tanto, algunas leían la revista Gallo. Eran los Títeres de Cachiporra.

Huerta de San Vicente

5-¡Qué asco, una comedia de bichos!

Marioneta 1-¿Por qué desprecias lo que es pequeño en la naturaleza?

5-Siento haberte molestado, pero creo que podrían vivir en el campo y ser visibles para quien quisiera verlos, no me gustan, eso es todo.

Marioneta 2-Si no te gusta la obra, vete por ahí.

5-¡Quiero estar con mis amigos, montón de trapo!

F-¡Guardad silencio, por favor!

CURIANA NIGROMÁNTICA

Mi alma tiene gran tristeza, ¡vecina!

Me dijo ayer tarde una golondrina:

Todas las estrellas se van a apagar.

Dios está dormido, y en el encinar

Vi una estrella roja toda temblorosa

Que se deshojaba como enorme rosa.

La vi perecer

Y sentí caer

En mi corazón

Un anochecer

Amigas cigarras, grité, ¿veis las estrellas?

Un hada se ha muerto, respondieron ellas

Fui junto a los troncos del vicio encinar

Y vi muerta el hada del campo y del mar.

DOÑA CURIANA.

¿Quién la mataría?

CURIANA NIGROMÁNTICA

La mató el amor

DOÑA CURIANA

Mirad cómo quiebra el primer albor.

Federico García Lorca

5-No entiendo a este poeta, su obra es extraña, dificultosa, su poesía me pone de los nervios.

P-Lee esta nota, 5, alguien la ha dejado para ti.

La poesía existe en todas las cosas, en lo feo, en lo hermoso, en lo repugnante; lo difícil es saberla descubrir, despertar los lagos profundos del alma. Lo admirable de un espíritu está en recibir una emoción e interpretarla de muchas maneras, todas distintas y contrarias. Y pasar por el mundo, para que cuando hayamos llegado a la puerta de la ruta solitaria podamos apurar la copa de todas las emociones existentes, virtud, pecado, pureza, negrura.

Federico García Lorca

No hay palabras