Carpia

Episodio XII

El reino de tartesos se extendí­a desde Huelva hasta el valle del Guadalquivir donde los fenicios de Cádiz ejercían una gran actividad comercial en Marismas de Hinojos, Extrenadura y Portugal. Ambos, tartesos y fenicios, tenían su propio puerto y mantenían relaciones humanas y comerciales.

Dicen que este reino existió 1000 años antes de la era cristiana y algunos historiadores piensan que fueron los cartaginenses quienes destruyeron esta civilización para apoderarse de sus rutas comerciales.

Parece ser que fue refundada como Carpia por los Iberos. Otros piensan que Tarsis fue en realidad una ciudad ibera y con el paso del tiempo cambió su denominación a Carpia.

Algunos tartesos solían ir a las islas británicas para comerciar con sus pobladores y obtener el estaño que necesitaban para fabricar bronce (esta área era conocida como la ruta del estaño).

Los tartesos han sido asociados a los atlántidas porque tuvieron una sociedad muy avanzada si tenemos en cuenta el tiempo en que vivieron. Parece ser que la dama de Elx fue inmortalizada en un busto por un artista de aquellos tiempos. Extrañamente los ropajes con los que está vestida la dama son muy extraños y avanzados para este período de la historia.

Al parecer los Turdetanos poseyeron un texto legal y emplearon a mercenarios celtíberos en sus guerras, aunque siempre fueron muy pacíficos, alegres y hospitalarios.

Junto con los celtas, eran los más civilizados de Iberia cuyo urbanismo estaba más acorde con el estilo grecorromano. Si se permitieran excavaciones en algunos puntos estratégicos donde los satélites nos muestran algunas huellas de esta civilización, seguro que se encontrarían más objetos arqueológicos para estudiar su historia y lo que pasó realmente con ellos.

Este espacio es actualmente parte del parque de Doñana y este hecho hace imposible la excavación con la técnica disponible para la arqueología.

Estrabón escribió que los tartesos, grandes orfebres, también construyeron obras de ingeniería para regular y aprovechar el caudal del Guadalquivir. Asegura que existían a orillas del río muchas ciudades ricas y florecientes.

La sociedad estaba dividida en varias clases sociales: príncipes, sacerdotes, comerciantes, hombres libres (campesinos, artesanos, marineros) y esclavos.

Su religión debió de ser politeísta y astral, lo que se deduce de cultos dedicados a la Luna y a Venus. Numerosos santuarios de Sierra Morena parecen tener un origen tartesio y en ellos se han encontrado abundantes exvotos de bronce.

Conocieron la escritura, su alfabeto era distinto al íbero y aunque procedían de un tronco común, iberos y tartesios se diversificaron, diversidad que se agrandó al entrar en la Historia. Hablaban una lengua cuyo origen es desconocido.

Nuestro software de gestión de reservas nos proporcionó cuatro billetes para el Al-Andalus Express con destino a Riotinto. El día de la salida el tiempo se tornó absurdo. Los acontecimientos presentes, pasados y futuros se mezclaron. Eso quiere decir que el tiempo, tal y como lo conocemos, no existía y no sabíamos si estábamos en un universo paralelo, en otra dimensión o yo que se. El tren marchaba silencioso a través de un túnel interminable. No había vías porque volaba dos metros sobre éstas y las paredes estaban decoradas con imágenes muy bonitas del mundo antiguo. Llegamos a Riotinto y saltamos a tierra porque en este lugar no había paradas y el maquinista no tenía tiempo para aterrizar.

Nos recibió un comité de bienvenida enviado por Argantonio, rey tarteso, (argan significa plata y tonio puede provenir de Antonio) que sabía nuestras intenciones pues durante el trayecto el 5 le había enviado un papagayo mensajero para anunciarle nuestra inmediata llegada.

Reino de los Tratesos

Estos soldados de la guardia real no parecían guerreros, sus ropas eran de seda y no llevaban pieles como es habitual en los pueblos bárbaros. Les preguntamos el motivo de este cambio de ideas con la ropa guerrera y nos dijeron que gracias a su disciplina y laboriosidad, habían hecho prosperar una importante industria de la seda, de orfebrería, minería..., y ya no necesitaban guerrear con nadie. Si alguien buscaba pelea o vasallaje compraban mercenarios celtíberos.

F-Estos atlántidas viven en casas majestuosas.

A-Los griegos dicen que disfrutaban una vida de lujos.

P-Sus conocimientos sobre los metales y la navegación les han aportado una gran prosperidad.

Comité-Ya hemos llegado, en esta posada podéis alojaros, el rey os recibirá en un momentico.

Momentico....

Argantonio-¿Qué habéis venido a hacer aquí, este no es vuestro tiempo?

5-Existen pocas referencias históricas del reinado tartésico y hemos venido a comprobar si lo que dicen los textos de Anacreonte y Herodoto es cierto.

Argantonio-Pues sí, somos un pueblo próspero con importantes yacimientos de bronce y plata.

F-Dicen que serás un rey longevo.

Argantonio-Pues que bien.

A-¿Está todo tu pueblo muy exaltado y nervioso, que os pasa?

Argantonio-Nuestros aliados griegos, los focences, están siendo amenazados por los persas y les estamos preparando un envío urgente de 1500 kilos de plata para que puedan financiar la fortificación de Focea.

P-Ya me extrañaba ver tanta actividad a estas horas de la noche.

Carpia